Inicio  Juvenil  >  Crypta

 
 

Espasa, Madrid, 2010. 288 pp.
ISBN: 978-84-670-3300-7

Una visita virtual por los escenarios de Crypta:
http://cryptaescenarios.blogspot.com/
 

Sinopsis

«La verdad, mi amada Natalia, es que harían falta tomos y tomos para desmenuzar mis andanzas en la Tierra y de todos modos quedarían cosas interesantes en el tintero. Debes saber que el mundo es nuestro, de los Oscuros. Los otros jamás existieron. Todo es un cuento, una fantasía que inventaron los mortales. La vida es nuestra, al igual que la muerte y el Universo y cuanto existió y existirá».
El diablo Eblus no pasa por su mejor momento. Degradado por su peor enemigo y privado de su poder, debe volver a conquistar su antigua posición. Al mismo tiempo, debe luchar contra lo más extraño, molesto y enojoso que le ha sucedido jamás: se ha enamorado. Y no de cualquiera. De Natalia, una mortal de dieciséis años que no le hace ni caso. De la humana más ambiciosa y sin escrúpulos que conoce.

En Crypta, Care Santos nos ofrece una inigualable historia donde la fantasía se conjuga con el humor negro para describir un mundo terrible (que se parece mucho al nuestro). Escrita con impecable pluma por una de las autoras más leídas entre los jóvenes de nuestro país, esta novela no dejará indiferente a nadie.
 

¿Quieres leer el primer capítulo de CRYPTA? Haz click aquí

Han dicho de ella...

Care, como ella misma explica, se encuentra en esa etapa de madurez creativa en la que ya no “cocina con receta” como cuando empezaba sino que se atreve a variar los ingredientes y a alterar las cantidades según su intuición de experimentada cocinera, improvisando si es preciso. Y eso sólo se puede hacer cuando el dominio del oficio es grande y cuando en la trastienda hay un importante trabajo de documentación. Sólo si uno se ha empapado de las temáticas que va a tratar puede dejar volar la imaginación. Y en Crypta  la imaginación de su autora vuela alto.

María Dolores García PastorAnika entre libros
 

Lo mejor del libro el cinismo del protagonista Eblus, sus acciones y expresiones, la narración en primera omnisciente, su orgullo y humor negro. También el relato de las historias sobre el pasado de Eblus que compone la autora con destreza y esfuerzo documental como la leyenda de los Reyes Magos y la construcción de la catedral de Colonia. Historias que atrapan, seducen y sorprenden al lector y a la que llega la autora después de escarbar en leyendas españolas y europeas. Además ha logrado marcar un “itinerario geográfico diabólico” por lugares en los que se siente una presencia ambiental de Eblus como San Juan de la Peña en Huesca o la Cripta de los Capuchinos de Palermo, un lugar sobrecogedor hasta un punto insospechado para el visitante ya que acoge cientos de cadáveres momificados.
El otro personaje sobre el que gira la novela es una complicada joven de 17 años Natalia Alvás que escribe su inquietante historia presente tras la misteriosa desaparición de su hermana Rebeca en un blog, pero que al mismo tiempo va descubriendo el pasado de su familia plagado de historias asombrosas conectadas con Eblus su demonio enamorado.
Un libro en el que Care Santos de nuevo trata de sorprender a los jóvenes y no tan jóvenes. En él la escritora mezcla la realidad con la ficción y muestra lo más terrible desde el velo del cinismo y el humor negro. Una novela diferente en la que domina la prioridad de lo oscuro ante lo humano.

Carmen Fernández Etreros, Culturamas

Desde este presupuesto parte la nueva historia de Care Santos, que como siempre no decepciona a nadie. Es fresca y original y está plagada de momentos divertidos. (...)

Qué decir de Eblus, pues que es uno de los mejores personajes a los que me he enfrentado en los últimos meses. Es un tipo fuerte y seguro de sí mismo que al igual de Natalia se caracteriza por su falta de escrúpulos (es un demonio) pero que consigue despertar en el lector la simpatía. Realmente cae bien y todo es gracias a los magníficos diálogos que ha diseñado Care, llenos de ironía en los que destaca la inteligencia de Eblus. Es seco, cortante, irónico, gracioso... me encanta.

Blog Adicción a la palabra escrita, junio 2010