Inicio  Sala de Prensa  >  Mi abuela tiene la culpa de que sea escritora

 

Care Santos: "Mi abuela tiene la culpa de que sea escritora"
 

Madrid, 27 oct (EFE).- Care Santos cree que la culpa de que sea escritora la tiene su abuela, una "buenísima contadora de historias", especialmente las de su propia familia cuyas mujeres no han sido "de las que se quedan bordando detrás de la ventana", una saga que recoge en su nueva novela "Diamante Azul".
Teresa Pujolà fue la abuela de Care Santos (Mataró, 1970) y es la protagonista de esta novela publicada por Destino, que sale simultáneamente en catalán con el título "Diamant blau", una obra escrita a partir de las historias familiares con las que se crió la autora, que ha buceado durante años en los archivos para reconstruir su propia saga.
"Me crié con la historia de la abuela y el lechero", recuerda Care Santos en una entrevista con Efe, "un relato que ella misma me contaba con pausas dramáticas y suspense para descubrir al final que el lechero pobre era mi abuelo".
Desde ahí y retrocediendo hasta el siglo XVIII, la novela hace un retrato de una familia de la burguesía industrial catalana, de la evolución social, del nacimiento del movimiento obrero y de cómo la Primera Guerra Mundial afectó a las fortunas de esos empresarios "que hicieron su agosto, mi bisabuelo entre ellos", dice Care Santos, que recuerda a Florian Pujolà, un industrial tintorero que recibió la empresa de su padre.
Las diferentes historias familiares y sus protagonistas van encajando como un puzzle en esta novela que no cuenta con una cronología ordenada.
"Creo poco en la cronología. Me aburre como lectora, ya que en la vida siempre estamos retrocediendo y avanzando", ha explicado Care Santos que retrata también la historia de su ciudad, Mataró, y de cómo la revolución industrial supuso "el éxodo desde los pueblos pequeños del interior a una ciudad que, aunque no era Barcelona, podría compararse en la época a Manchester o Liverpool".
"Hace varias novelas me di cuenta de que contar la historia de los siglos XIX y XX era contar la historia de las mujeres y de cómo han evolucionado", asegura la escritora que, fiel al pasado de su familia, da una gran importancia a las mujeres en sus libros.
Parlanchina y gran contadora de relatos, "cuando yo entraba en su casa apagaba la televisión y empezaba a hablar de historias familiares o del 'Hola' con toda familiaridad, de tal forma que yo veía a la realeza monegasca, Carolina y sus hijos, como si fueran mis primos y fueran a aparecer en cualquier momento por la puerta. En su repertorio había de todo", recuerda Care Santos.
Su abuela fue una gran matriarca, una mujer emprendedora y empresaria, muy avanzada para su tiempo, una "negocianta nata", agrega la escritora, que asegura que siempre ha sabido que escribiría su historia algún día.
"Esta novela estaba ya latente en otras historias que he escrito anteriormente porque hace mucho que le daba vueltas, pero al escribirla me preocupaba que se pareciera a ésas cuando ahora estaba contando la verdad".
Y es que, por ejemplo, su exitosa novela "Habitaciones cerradas", en la que está basada una serie de TVE que se estrenará en noviembre, tiene también como protagonista a una mujer llamada Teresa, un nombre que Care Santos escogió en homenaje a su abuela.
Una abuela cuya historia seguirá contando: "no sé si será en la próxima novela que escriba, pero si no es la próxima será la siguiente y en ella haré lo que no he hecho hasta ahora, que es hablar de la Guerra Civil", dice Santos.
A pesar de estar preocupada por el hecho de que recuperar ahora estas historias pueda ser un "síntoma" de que se hace mayor y de que tiene necesidad "de dejar ciertas cosas por escrito", sostiene que reconstruir su historia familiar ha sido una labor "lenta pero apasionante".